El maquillaje para una noche de fiesta no tiene por qué ser estridente ni recargado.

Ir a la noticia