Cortos, ‘midi’, largos; con escotes asimétricos o cerrados, ajustados o con grandes dosis de volumen y tejido… Las formas, en realidad, no importan cuando se está ante el vestido tendencia del año. Los vestidos negros no son solamente esa prenda absolutamente atemporal que ostenta el cargo de salvavidas estético, sino una de las grandes tendencias de 2020.

Ir a la noticia