Su carismática forma de vestir tanto dentro como fuera del escenario, a medio camino entre el minimalismo y una muy particular extravagancia (y siempre acompañado de su eterno look de belleza), la distingue de otros iconos de moda casi tanto como su voz aterciopelada de otras cantantes de su generación. De su predilección por el color blanco a la inspiración torero que rodea muchos de sus looks sobre el escenario, pasando por su colección de camisas y pantalones de tiro alto o sus conjuntos de dos piezas preferidos: si estás cansada de los iconos de siempre, el estilo de Sade es la respuesta.

Ir a la noticia