Desde su salto a la fama en el cine mudo de los años 20, Clara Bow se convirtió en referente ‘flapper’ por antonomasia. Dejó también, para la posteridad, el perfecto delineado del arco de cupido en el labio superior. La de Clara Bow es una historia de supervivencia, superación y éxito planetario contra todo pronóstico. A pesar de ser la tercera hija de una mujer cuyos dos primeros bebés nacieron muertos (pensaba que Clara tampoco sobreviviría, así que la descuidó hasta el punto de no hacerle un certificado de nacimiento).

Ir a la noticia